¡Hola, Soy Vanessa!

Soy comunicadora social, life coach, instructora de meditación, escritora y empresaria.

Tengo mucha energía, un profundo interés por la filantropía y un enorme deseo de motivar a otros a desarrollar su conexión interior, descubrir su máximo potencial y vivir felices

¿Cómo llegué hasta aquí?

Durante muchos años fui madre soltera. Cuando esto ocurrió, pasé los momentos más difíciles de toda mi vida. Sin embargo, reuní todas mis fuerzas para sobrellevar un estilo de vida exigente que me permitiera cubrir las necesidades de mi (entonces) pequeña Val. Decidí hacer carrera en el mundo corporativo y trabajé para prestigiosas empresas multinacionales. Durante más de 18 años fui escalando posiciones, enfrentando retos y dirigiendo equipos de valiosos seres humanos, mientras cumplía con todas las responsabilidades que me exigía la maternidad y al mismo tiempo intentaba tener algún tipo de vida social.

Hubo momentos muy duros en los que pensé que no iba a lograrlo, estaba agotada de tanto luchar y reflexionaba mucho acerca de esa manera de vivir. A pesar de ello seguí adelante, y experimenté muchas veces el éxito y también el fracaso. Afortunadamente contaba con conocimientos de meditación y mindfulness que me permitieron mantener el balance pese a las circunstancias. Pero incluso así no dejaba de escuchar una vocecita que me decía “tiene que haber otra forma”.

​Mis vivencias y mi incansable búsqueda interior me permitieron comprender y experimentar que efectivamente creamos el mundo que nos rodea con nuestra energía. Descubrí que la felicidad es una manera de vivir, una decisión consciente que materializamos.

Esa epifanía marcó el antes y el después.

Decidí que no iba a malgastar mi vida en el “deber ser” y eso me llevó a cambiar de rumbo y a seguir el llamado de mi voz interior. Desarrollar una carrera en el mundo corporativo, aunque era prestigioso y un ambiente conocido por mí, perdió el sentido por completo. Ahora yo me hacía preguntas cada vez más profundas acerca del sentido de la vida, la trascendencia y la verdadera felicidad y cada fibra de mi cuerpo me gritaba que ese era el camino que debía seguir. Tenía muchas herramientas que la experiencia de más de 18 años motivando personas, dirigiendo equipos y desarrollando proyectos me había dado, y era hora de usarlas para un propósito real y trascendente.

Me dediqué de lleno a investigar más profundamente y a escribir cada día más sobre la energía, la espiritualidad, la meditación, el bienestar, el infinito potencial que yace en cada ser humano, el sentido de la vida, y por supuesto, la felicidad, y sabía que mi llamado era ayudar a otros a emprender ese camino. Y eso es justamente lo que me trajo hasta aquí.